Hace unas semanas tuve una pareja en terapia a los que les planteé la siguiente pregunta: ¿Quieres tener pareja? Los dos se quedaron pasmados, mirándome como si me hubiera vuelto loca. ¿Cómo es posible que una psicóloga haga esta pregunta en plena sesión de terapia de pareja? Además, se trata de una pregunta individual, se la hice a los dos, recomendándoles que lo reflexionaran.

A muchas personas les encaja la idea de tener pareja. Cuando te enamoras, al principio, es maravilloso, la pareja está en primer lugar, se da ese cóctel que dispara las hormonas y te quieres fundir con la otra persona. Es una sensación difícil de describir, pero…(alerta spoiler), esa sensación se termina. Y es entonces cuando empieza la pareja de verdad…empiezan las rutinas y otras muchas cosas.

Con la convivencia, aparecen: las tareas domésticas, los hijos, la familia de origen…después de esa etapa idílica, la pareja se encuentra con un montón de obligaciones/actividades que competirán por tener el primer lugar, ser la primera prioridad. 

Entonces, el trabajo, sin duda, es una altísima prioridad…los hijos, son nuestra responsabilidad, la familia de origen, hay que encontrarle hueco porque nunca nos vemos, los amigos que nos han invitado a comer, etc…. ¿en qué lugar suele quedar la pareja? En uno de los últimos lugares, pero ¿por qué? Porque no es una obligación, sentimos que no es nuestra responsabilidad… de ahí la pregunta: ¿ Realmente quieres tener pareja?

Es importante hacer una reflexión antes de contestar. Te propongo que te hagas unas preguntas:

 ¿Estás dispuest@ a dedicarle tiempo?

¿Realmente va a ser una prioridad en tu vida?

Tener pareja es una decisión, no una obligación

La pareja necesita dedicación, querer compartir, paciencia, empatía, necesita espacio, creatividad, intimidad, crecer y muchas otras cosas. Pregúntate si quieres tener pareja, o si lo que ocurre es que ocupa un espacio, llena los huecos, tienes un contrato logístico, es tu soci@ en tu empresa con hijos, tu compañer@ de piso con responsabilidades compartidas, pregúntate si priorizas las extraescolares de los niños, ese partido al que no puede faltar, terminar de escribir ese mail tan importante, y, como todo no es una cuestión de tiempo… Cuando estás con tu parej@, ¿estás? o ¿estás pero no estás?, ¿estás mirando el móvil gran parte del tiempo que compartís?

¿Cuáles son tus prioridades en la vida? 

Lo queremos todo: queremos tener un trabajo que necesita mucha dedicación para ganar dinero suficiente, pero también queremos tener hijos, y una vida social y…También queremos tener pareja, pero…¿qué es lo que realmente podemos mantener?

Ahí va mi pregunta: ¿realmente quieres tener pareja? Tómate unos minutos y responde sinceramente. 

Me parece muy importante que te puedas responsabilizar de la respuesta. Si es un SÍ, toca tomar consciencia de si realmente le estás dedicando un tiempo y un espacio a tu pareja. Y si  es un NO y sientes que no quieres tener pareja, pues también es lícito, date permiso para no querer tener pareja (digan lo que digan, estás en tu derecho).

 

 

Seguro que también te interesa:

La dependencia emocional en la pareja

La dependencia emocional en la pareja

¿Qué hace que se dé una sensación de dependencia emocional en la pareja? Para empezar, voy a escribir desde el no juicio.Los años de terapia y también mi experiencia personal, me han llevado a sentir que una persona con una tendencia más dependiente, se enamora de una...

Cómo gestionar la ansiedad

Cómo gestionar la ansiedad

En el post de hoy, quiero hablarte de cómo gestionar la ansiedad, uno de los problemas más comunes en nuestra sociedad actual. ¿Qué es la ansiedad? Lo que denominamos ansiedad, en realidad son síntomas que el cuerpo muestra cuando se está produciendo algún malestar...